ManuBrea

ManuBrea en ANECDOPEDIA 19 de Noviembre de 2017

Una Serie de Desafortunados Eventos Colectivisiticos #relatable


Resultado de imagen para colectivos

Una Serie de Desafortunados Eventos Colectivisiticos #relatable

Esta es una anécdota muy relatable debido a que todos en algún momento sufrimos de mala suerte y sabemos que el sistema de líneas de bondi en la Argentina como en cualquier otro país Sudamericano tienen sus defectos.

Empecemos con tiempo y lugar.  Era la mañana de un martes en Pilar, el sol ya salido inundaba con su luz a las personas en la parada del colectivo agradablemente, a pesar de que había una ventisca que justificaba querer la capa de tu tío. Esperando en el techito de la parada se empezó a asomar una nube oscura que traía una promesa de precipitación según el pronóstico del clima. Cada vez más cerca la lluvia y disminuyendo mi cantidad de paciencia empecé a preocuparme que mi querido bondi no estuviese llegando. Luego de preguntarles a las otras personas en la parada que ya habían estado antes que yo, se veía aun peor mi posibilidad de llegar a tiempo esta mañana. Esto causo que utilice mi plan B de contingencia en caso de que no llegase mi bondi.  Este plan consiste en subirme a otro bondi en otra parada cerca de mi ubicación, y cambiar mi rumbo  drásticamente para luego subirme a otra conexión y por fin llegar a mi destino.  Acá es cuando todo comienza a salir mal. Claramente como era de esperarse con mi suerte, a 30 metros de llegar a la parada de colectivo el mismo pasa apresuradamente y sin parar solo con el objetivo de remárcame la mala fortuna de ese día y como le seguiría.  Luego de unos arduos minutos esperando por fin arribo mi transporte, solo para llegar completamente inundado de gente tan apurada y del mismo humor que estaba yo en estas horas de la mañana.  Puede apreciar mas en consideración y experiencia la canción “apretadito” y como su inspiración nació en la situación en la que estaba. Personalmente no me molesta el contacto físico con otras personas desconocidas dentro de un colectivo, pero todo tiene su límite. El olor a cigarrillo de la señora detrás de mí era suficiente para ahogar una chimenea pero cuando en la siguiente parada veo subiéndose a un Señor de notable volumen físico,  vi como mi porvenir iba perjudicándose cada vez más.  Ya en este punto de mi odisea mañanera supuse que Dios ya me había castigado suficiente por un día y que mi ardua travesía acabaría de una vez, incomodo, ahogado y posiblemente aplastado pero habiendo cumplido mí camino, pero no, claramente alguien tenía otros planes. Ese alguien consistiendo en la goma delantera derecha del endemoniado transporte en el que andaba, mas especifico, lo que lo perforo. Cuando estalló el caucho de la goma, el bondi y sus integrantes, contándome a mí también, sufrimos de un pequeño infarto mientras el colectivo se desviaba a la banquina de la autopista. En un momento de debilidad sentí como mi no tan santa plegaria de deshacerme de la señora chimenea se estaba cumpliendo pero luego de recapitular sobre el día que estaba sufriendo pensé que esto solo sumaria mal karma a la ya sufrida mañana asi que decidí preguntarle si se encontraba bien, lo que respondió con un simple “-si  mijo, gracias-“

Al parecer este pequeño acto de desinteresada bondad fue suficiente para cambiar el rumbo de esta aventura aurora ya que en menos de 10 minutos luego del pequeño accidente llego en nuestro rescate el colectivo que me tuve que haber tomado originalmente al comienzo de esta saga. Cansado  y  de mal humor por fin llegue a mi destino, pero a pesar de esto una hilaridad surgía dentro de mí al pensar todo lo que había pasado, todos la serie de desafortunados eventos que me habían ocurrido.

Resultado de imagen para colectivos

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...